Outer Banks: Sol, playa y adolescentes en un autodestructivo éxito comercial

Crítica
Publicado: 27 Mayo 2020
Escrito por EJAH

Hay series que llegan sin mucho ruido, y cuando vuelves a ver, sin un elenco reconocido, un equipo de producción exitoso ni tampoco un trabajo serio de mercadotecnia, logran colocarse entre las primeras más vistas de toda una plataforma que se caracteriza por su inmenso catálogo de propuestas audiovisuales. “Outer Banks” es un caso de esos, que con una fórmula simple y en una ensalada de géneros ha logrado causar una buena impresión al público (más joven) que ya desea una segunda temporada.

¿De qué va?: John B. es un adolescente que vive solo tras la reciente desaparición de su padre, desde entonces anda sin rumbo o dirección, pasando los días en los Bancos Externos de Carolina del Norte con su pandilla los “Pogue”, sus amigos Kiara, Pope y JJ, son un grupo bastante diverso que comparten en común su espíritu libre y búsqueda incesante de aventuras (o problemas mejor dicho).

Tras el paso de un huracán, los “Pogue” encontrarán un barco hundido que los enredará en una peligrosa búsqueda de un tesoro en la que tendrán que lidiar con narcos, policías corruptos, los miembros de la alta sociedad que les harán la vida imposible, y hasta con su propio pasado, pues está búsqueda guarda una estrecha relación con la desaparición del padre de John B.

Los realizadores: La serie fue creada y producida por los hermanos Josh y Jonas Pate, esta es su tercera idea original desde “Good vs Evil” en el año 1999 y de “Surface” en el 2005; desde esa fecha hasta entonces han tenido participación dirigiendo episodios de otras series como “Moonlight”. El guión es obra de los hermanos Pate y del novelista Shannon Burke que tuvo experiencia en el cine apoyando en la adaptación del guión de “Syriana”, película de Stephen Gagan y George Clooney.

El elenco: Jóvenes veinteañeros con muy poca experiencia en el mundo de la televisión. El protagonista de la serie es el debutante Chase Stokes y le acompañan Madelyn Cline (“Identidad borrada”), Madison Bailey (con participación en algunos episodios de “Black Lightning”), Jonathan Daviss (“Shattered Memories”) y Rudy Pankow, también debutante en estas ligas.

Lo mejor:

  • La mezcla de géneros (aventura, drama, suspenso y acción) se hace de manera eficiente que logrará enganchar a más de uno.
  • La fotografía y la banda sonora están muy bien cuidadas, son los principales medios de comunicación del programa, logran transmitir las emociones que sus directores querían hacernos llegar.
  • El espíritu de aventura y la tensión están presente en casi todos sus episodios.

Lo peor:

  • La verdad es que cuesta mucho trabajo crear empatía con estos chicos, no es que las actuaciones sean malas es que el guión no les da mucho espacio para sentirnos conmovidos con ellos o entender del todo (sus exageradamente disparatadas) decisiones.
  • No es necesario que nos pinten héroes angelicales (que por cierto, están que últimamente no abundan mucho) pero tampoco darles espacios para promover imbecilidades que nada aportan a la construcción y formación de los jóvenes (tomar fotos con celular a un cadáver para enseñarla a los amigos, emborracharse sin sentido para hacer equilibrio en la cornisa de una casa, usar una pistola siendo menor de edad).
  • La historia, el guión y las actuaciones dan una sensación de que el producto se sacó varios minutos antes de terminarse de cocinar.

Conclusiones: “Outer Banks” es un teen drama enredado en una búsqueda de tesoro, si a la combinación de estos dos subgéneros le agregamos playas, cervezas y muchos torsos sexys (semi) desnudos, pues tenemos entonces un producto que se venderá fácil y llamará la atención de muchos. La mezcla de su excelente factura visual y la banda sonora (entre reggue y ska) es la trampa sensorial para que los adultos de casa queramos acompañar a los adolescentes viendo esta aventura.

El objetivo de entretener se logra y tiene ingredientes de buena calidad, pero ojo: No es un buen producto audiovisual, principalmente por la carencia de lógica en mucha de sus secuencias y sus mensajes totalmente incoherentes e innecesariamente autodestructivos que nada bien hacen a nuestros adolescentes. Para una audiencia joven es casi obligado ver en compañía de adultos.

outer banks serie de netflix

Recomendada para: Si te gustan las series juveniles. No es tampoco tan mala idea como para compartir con los adolescentes de casa. Tiene su misterio, si te gusta la aventura puede que te guste “Outer Banks”.

No miren atrás: Muchas malas ejemplos por aquí: mentes débiles e influenciables no deberían acercarse. Debe verse en compañía para adultos. No es para niños.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información