Crítica: Puñales por la Espalda

Crítica
Publicado: 23 Enero 2020
Escrito por Jorge Rodríguez Patiño

Cuando el crimen es la ingenuidad

Puñales por la espalda (Entre navajas y secretos en latinoamérica | Knives out, Estados Unidos, 2019), cuarto largometraje de ficción del realizador nacido en Maryland, Rian Johnson, es un filme ingenuo, pero también es entretenido y astuto.

Tomando como base el género novelesco conocido como whodunit —en el que se cuentan, entre otras, las novelas de Agatha Christie—, así como el programa televisivo Reportera del crimen (Murder, she Wrote), que tenía como protagonista a la genial Angela Lansbury, Johnson entreteje una trama de suspenso policial bastante convencional. Sin embargo, es al llegar a la mitad de la cinta cuando las cosas se vuelven verdaderamente interesantes.

Como en otras ocasiones, Johnson estira al máximo las convenciones del género y sin previo aviso nos revela quién fue el asesino y los motivos del crimen —si acaso hubo alguno—. Es ese el momento en el que el filme sorprende al espectador, lo toma con la guardia abajo.

No obstante, luego de esta revelación, la trama se tambalea un poco; casi como si el mismo Johnson, luego de soltar toda la sopa, se preguntara a si mismo: «¿Y ahora, qué?». Por fortuna, logra encontrar una salida, aunque por momentos da la impresión de que más bien se tropieza con ella. A partir de entonces, la historia se precipita de una forma bastante entretenida hacia su final. En conclusión, es ese juego que hace Johnson con el género el que termina salvando la película, pues la hace salirse de lo convencional.

Además del guion, el filme destaca por su ensamble de actores. Si bien, en ocasiones, resulta burda la caracterización de algunos de ellos —específicamente, Michael Shannon y Don Johnson—, como si se tratara de un montaje barato, las actuaciones en general cumplen con su función en la trama. No hay nada fuera de lo común. Si acaso, destaca Ana de Armas por ese carisma tan tremendo que posee. Aunque si ya vamos a hablar de carisma, es Christopher Plummer quien se lleva las palmas en su papel del escritor de novelas policiacas, Harlan Thrombey.

De igual forma, Chris Evans y Jamie Lee Curtis están bien, pero sin llegar a ser formidables y quizás quien sí queda a deber es Daniel Craig, en su papel del detective Benoit Blanc. De hecho, es muy probable que, en unos años, nadie recuerde que apareció en esta cinta.

punales por la espalda actores

En cuanto al tema, probablemente el mayor defecto de la película radica en su ingenuidad. Rian Johnson nos plantea una heroína que es bondadosa al extremo, lo que contrasta con los familiares ambiciosos de Harlan Thrombey, quienes, como buitres, esperan a que el viejo muera para quedarse con la parte de la herencia que les corresponde. Nada más y nada menos que un cliché.

Al final, la película termina con la moraleja trillada de «el bien triunfa contra el mal». De hecho, los personajes son tan planos y unidimensionales que parecen más bien los personajes de una partida de Cluedo, más que otra cosa. No hay espacio para la identificación o la reflexión. En ese sentido, recordemos que muchas de las novelas de Agatha Christie tienen finales felices, pero, al menos, la dimensión de sus personajes y sus motivos invitan al lector a reflexionar. Lo dejan pensando y en más de una ocasión le causan un escalofrío.

No hay nada de eso en la película de Johnson y ese es, quizás, el verdadero crimen. Sin duda, una oportunidad desperdiciada. En conclusión, Puñales por la espalda es una película divertida, para pasar el rato. Como ya hemos dicho, su mayor mérito consiste en la forma en que su director juega con las convenciones del género.

Ahora bien, siendo Rian Johnson un director tan capaz, esperaría que este fuera un filme de transición que no solo le permita sacudirse El último Jedi de encima, sino que le ayude a dilucidar cual será su siguiente paso. Por lo pronto, se sabe que está preparando una nueva trilogía del universo Star Wars, así que su futuro no se ve muy alentador. No me refiero a lo que él pueda ofrecer como cineasta, sino a que Lucasfilm, hasta ahora, se ha caracterizado por masticar y escupir a sus directores.

No obstante, aún queda algo de esperanza, si tomamos en cuenta que Jon Favreau ha logrado salir airoso recientemente, con su serie The Mandalorian. Así que solo el tiempo dirá.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información