Reseña Cafarnaúm: La inocencia perdida

Crítica
Publicado: 24 Junio 2020
Escrito por Yuri Ortiz

El filme Cafarnaúm, también traducida como Cafarnaúm: La ciudad olvidada, llega a los cines bajo el guion y dirección de Nadine Labak, una destacada actriz y directora del cine libanes.

Estamos ante un cinta que se ha convertido rápidamente en merecedora de diferentes premios por Mejor Director, en este caso destacando que es una directora la que ha estado a cargo del proyecto. También ha recibido premios por ser la favorita de la audiencia y llegar a ser la mejor película extranjera, recibiendo premios en festivales de cine como el de Calgary, el festival de Cannes y el de cine de Gent, cabe recalcar que ha sobresalido en muchas otras nominaciones.

Al ser una película de origen extranjero, ha sido necesario vender sus derechos de reproducción a diferentes productoras para que pudiesen ser vistas en todas partes del mundo. Es el caso de Sony Pictures Classics, la productora que compro los derechos específicamente para hacerla llegar a cines de América del norte y América Latina, o Caramel Films para su proyección en España. Su distribución internacional nos ha permitido disfrutar en pantalla grande de una historia dramática sobre la pobreza, relaciones familiares y la infancia de muchos desafortunados. Todo narrado desde la perspectiva de Zain, un pequeño de tan solo doce años que se adentra con valentía y gran sentido de la supervivencia en las difíciles calles de Beirut, Líbano, después de sufrir grandes desgracias y donde le esperan muchas más.

Esta película tiene diversas peculiaridades, entre ellas, el actor principal Zain Al Rafeea interpreta a un Zain dentro de la película, un jovencito muy sagaz, que logra estar consciente de su realidad, que al mismo tiempo se esfuerza para enfrentar cada situación peligrosa a pesar de su corta edad. Trabajar con niños en la industria del cine no suele ser una tarea sencilla, pero mientras la historia avanza, cada acto dentro de la película adquiere más relevancia e influencia sobre el espectador; esperando así, dejar en ti una lección de vida en distintas magnitudes: Sobre ser agradecido por cada cosa que posees, las controversiales costumbres que tienen otras culturas, la crudeza sobre las relaciones familiares y ser consciente sobre el abandono de infantes por parte de los padres, que sucede alrededor de todo el mundo.

Cafarnaum escena de la dureza en las calles

Esta historia sobre la dureza que se puede llegar a vivir durante la niñez en diferentes lugares del mundo pero sobre todo en el Líbano, donde la miseria esta por todos lados, busca hacer estremecer hasta el corazón más duro. La directora Nadine Labaki explico que se tomó aproximadamente tres años para investigar los barrios marginados, buscando construir un guion aterrizado a la realidad de este escenario, descubriendo historias de todo tipo para convertirlas en una narración impactante. También hizo que la búsqueda de actores fuera específicamente de no profesionales, haciendo así que Zain Al Rafeea el protagonista de esta historia hiciera su debut con este film. Es importante enfatizar en que una buena parte de las escenas fueron grabadas en Francia, pero es imperceptible gracias a la perfecta ambientación, montaje y fotografía a cargo de Christopher Aoun y Konstantin Bock. Se puede sentir la urgencia de sobrevivir ante la precaria situación que vive Zain, es sorprende que escenas llenas de tanta emoción hayan sido interpretadas por actores sin experiencia cinematográfica.

Adentrándonos un poco más en el argumento, la historia nos lleva al momento en el que Zaid es arrestado y debido a diferentes situaciones decide emprender acciones legales contra sus padres haciendo valer sus derechos. Recurre a la justicia con un argumento controversial al demandar a su madre Souad y a su padre Selim por darle la vida, dejándonos ver a un niño que ha enfrentado al mundo y por suerte sobrevivido. Un joven que a su ve ha perdido parte de esa inocencia de niñez y sido obligado a madurar con rapidez para intentar protegerse y proteger a otros, una intensidad dramática que fácilmente te hará llorar, estremecer o detenerte para tomar aire.

Cafarnaum: el joven Zain Al Rafeea lo borda en su novel interpretacion

Cabe destacar que nos hallamos ante un filme que incorpora en diferentes momentos de su narración, historias de personas que son importantes en la vida nuestro protagonista: actos como el de su hermana Sahar quien, al convertirse en mujer, a pesar de su corta edad debe casarse con un hombre mayor; la de Rahil y su hijo Yonas quienes son indocumentados en el país y deben enfrentarse al pronto vencimiento de sus papeles, un arresto y una adopción forzosa. Puede llegar a ser una película arriesgada de ver por la crudeza, desgracia y pobreza que persiguen al protagonista tan solo siendo un niño, enfrentándose contra la peor cara del mundo y más aún, por que en esos 121 minutos de película se ha logrado la representación de la vida real de cada niño que es obligado a vagabundear e intentar subsistir ante cada adversidad.

Es una película que se llena de escenas emocionantes y reflexiones importantes, sobre el maltrato infantil, las clases sociales y un tercer mundo desconocido, convirtiéndose para algunos en una paralizante realidad.

Éche un vistazo a nuestras últimas críticas: Sección de críticas

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información